Actualmente por la situación que ha provocado la crisis sanitaria en la que nos encontramos se ha fomentado el teletrabajo. Por lo que tenemos que adaptarnos a un nuevo espacio de trabajo: nuestra propia casa. En este caso surgen algunas distracciones que hacen que esta tarea se dificulte y no sea igual de eficiente. Dado que en nuestro país no se practicaba con regularidad antes del estado de alarma es necesario conocer los pasos fundamentales para lograr un espacio tranquilo, cómodo y sencillo para trabajar sin distracciones. Porque conseguir estos pasos será todo un reto del que nace el concepto "home office" que se basa en crear nuevos espacios para trabajar desde casa gracias a las nuevas tecnologías.



6 Consejos prácticos que deberías seguir para teletrabajar

1. Crea tu propio espacio de trabajo

Cuando cambias tu puesto de trabajo de la oficina a tu casa no es tan sencillo como parece, no es simplemente trasladar tu ordenador a cualquier rincón de la casa. Es necesario establecer un lugar fijo para evitar distracciones. Para ello se buscará un lugar con buena iluminación, buena conexión y con la máxima organización posible.

Es recomendable evitar trabajar en tu dormitorio o salón ya que las distracciones son mayores. Algunas personas necesitan cierta concentración al trabajar por lo que es aconsejable elegir un espacio alejado de las zonas comunes y tránsito de nuestra casa evitando las posibles distracciones que se puedan ocasionar.

2. Planifica tu día de trabajo

Cuando se trabaja desde casa, puede haber un descontrol en los horarios,  el acostumbrarnos a realizar el trabajo fuera de la oficina puede ser complicado, ya que allí disponías de un tiempo prefijado o adaptado con  el resto de trabajadores, una hora de inicio y una hora de finalización de la jornada.

Dado que es un nuevo escenario, exige nuevos métodos de planificación. Por ello es necesario establecer una nueva rutina laboral para conseguir el máximo rendimiento en el teletrabajo. El riesgo que corremos al trabajar desde casa es no saber autogestionarse las tareas de manera correcta. Para conseguirlo debemos planificar nuestro trabajo organizando nuestra agenda, estableciendo tareas diarias que hacer, poniéndonos horarios y descansos para comer o no saturarnos, siempre respetando los tiempos habituales de la jornada laboral, todos estos puntos con el objetivo de cumplirlos. De otra manera se perderá parte del tiempo y las jornadas se harán eternas sin conseguir ninguna eficacia.

3. Trabaja con objetivos

Para rentabilizar al máximo tu jornada de trabajo será necesario marcar unos objetivos con sus correspondientes métricas que se complementen con tus responsabilidades, de tal manera que puedas alcanzar todas las metas que te propongas. Trabajar de esta forma tendrá varias ventajas:

– Tendrás una flexibilidad horaria, la clave será la consecución de los objetivos.

– Posibilidad de trabajar desde casa ahorrando tiempos de desplazamiento.

– Si tienes claros los objetivos a alcanzar podrás centrarte en conseguirlos en la mayor brevedad posible.

– Mayor facilidad en la conciliación familiar y laboral.

– Obtener la sensación de autorrealización y satisfacción personal al comprobar que se cumplen los objetivos.

4. Mantente comunicado con el resto del equipo

En la oficina estamos acostumbrados a mantener contacto con todos los compañeros de manera inmediata. En el caso del teletrabajo esta tarea se dificulta, ya que no se produce con la mayor inmediatez. Para afrontar este estilo de trabajo de forma adecuada, se recomienda mantener de forma continuada la comunicación entre compañeros y jefes

Este punto es necesario para mantenerse al día de todo lo que sucede en el entorno de la empresa. Este método es muy útil aprovecharlo mediante conferencias o chats grupales que permitan la comunicación fluida entre los compañeros. Es importante que todo el equipo comprenda sus objetivos en cada proyecto para poder fortalecer las relaciones en este nuevo estilo de trabajo.

5. Vístete como si fueras a trabajar

Es de vital importancia diferenciar la vida personal en casa y el tiempo que se dedica a trabajar. Es por eso que es necesario evitar levantarte directo para trabajar. Trabajar con el pijama, sin haberse duchado y sin desayunar no es la mejor forma, ya que existe la tentación de trabajar desde lugares como el sofá, que no es indicado para ello. Tienes que ayudar a tu mente a centrarse en el trabajo. Aséate, vístete y desayuna antes de empezar tu jornada laboral esto te ayudará a despejarte antes de empezar el día y a establecer una rutina de trabajo. Recuerda que cuando esta crisis pase y se permita volver al trabajo deberás seguir estas mismas pautas, y te será más fácil volver a la rutina.

6. Conoce las herramientas que vas a usar

Para trabajar a distancia es necesario conocer a la perfección las herramientas de las que dispondremos para hacer un correcto uso de ellas. Es importante que dispongamos de un periodo de adaptación con el objetivo de dominar todos los recursos que utilizaremos para no tener que pedir la asistencia de un especialista. Familiarizarse con estas herramientas agiliza y dinamiza el trabajo para poder seguir los protocolos establecidos.

Unas herramientas que pueden ayudarte a cumplir con esta tarea pueden ser:

Trello: Para organizarte tus tareas y las de tu equipo, asignar responsabilidades al equipo y cumplir con las fechas de entrega.

Slack: Ideal para comunicarse a tiempo real de forma interna en la empresa.

– TimeMoto: Una herramienta que te permitirá fichar la entrada y la salida de tu jornada laboral.

Tinypulse: Es necesario recoger la opinión personal y anónima de cada trabajador para estar al tanto de  su satisfacción mediante su trabajo, el trabajo en equipo o la manera en que la empresa gestiona los objetivos a alcanzar.

Zoom: Esta es una herramienta muy útil que te permite hacer videollamadas grupales para seguir manteniendo el contacto con tus compañeros y realizar reuniones en cualquier momento que sea necesario. 

Utilizando estas pautas, podrás asegurarte de mantener tu productividad mientras teletrabajas y también tendrás la posibilidad de gestionar de forma adecuada tu vida personal y otras actividades. Y recuerda: ¡quédate en casa!