Sobre el Sector Inmobiliario

Es un año de consolidación económica e incremento de la confianza en las personas y las empresas, y en el sector inmobiliario un despegue de las ventas y el lanzamiento de nuevas cotizadas que son locomotora del sector. El cliente ha hecho suya la idea de que los inmuebles no van a bajar de precio y además no hay, así que, en determinadas zonas de la geografía nacional, se vende a buenos ritmos. La principal amenaza, es la demografía; faltan cohortes en edad de comprar y es por ahí donde nos va a venir el “palo”. Por bien que vayan las cosas económicamente, (y no es el caso, por cuanto que la recuperación no ha llegado a los salarios todavía), solo se compra lo que se necesita, y aunque la demanda es tónica, estamos recogiendo la demanda embalsada en los últimos años. Acabada ésta, los ritmos se ralentizarán; de hecho, ahora la demanda se concentra en las ciudades: Bilbao y su hinterland, Barcelona, Madrid, el eje Sevilla-Málaga, Valencia… Está teniendo un notable despertar y poco más, la costa hoy atiende demanda internacional. Hay que ser prudentes, pero en perspectiva, parece que los años 2018/2019 van a ser muy buenos, aunque los tipos vayan a subir.

 

Es un año más de un ciclo positivo que se ha abierto hace unos meses y que durará hasta el intervalo de 2020/2021, momento de expansión posterior al tsunami del 2007/2016. Es un sector nuevo en los figurantes y viejo en los problemas, especialmente la sequía de suelo, autentica espada de Damocles de la promoción inmobiliaria. Está siendo un problema ya. El precio de los suelos hoy marca el precio del producto para el usuario final, aunque bastantes de estos precios asustan. Con la mejora económica, otros subsectores como el industrial, pueden ir tomando color. Hoy por hoy es el residencial el que tira del carro, y es deseable que otros activos también se muevan. Va a ser un buen año, con las amenazas de los precios del suelo y la subida de tipos, pero suponemos que la mejora y su repercusión salarial, pueden amortiguar y parar esos golpes. En definitiva, creo que nos espera un buen año en actividad, creación de empleo y planteamiento de negocio.

 

JOSÉ LUIS MARCOS, presidente de Proel Consultoría