Diez años después del estallido de la burbuja inmobiliaria, los activos inmobiliarios siguen siendo un lastre en el balance de algunas entidades aunque, poco a poco, la digestión parece llegar a su fin. Aunque el nivel global de adjudicados no ha variado sustancialmente en los últimos cinco años, las ventas sí que se han acelerado en los últimos dos ejercicios y los expertos aseguran que es un proceso que ganará aún más velocidad en los próximos años.

Según datos del Informe de Estabilidad Financiera de Banco de España, el volumen de activos adjudicados ascendía a 79.400 millones de euros a cierre del año pasado, frente a los 85.000 millones de 2012. «Sin embargo, esta cifra oculta las ventas de activos realizadas desde entonces, que no solo han sido relevantes y suman 50.000 millones de euros en el conjunto del periodo, sino que además han crecido en los dos últimos años hasta superar las entradas, en línea con la recuperación del mercado inmobiliario», asegura un informe de AFI.

Fuente: http://www.abc.es/economia/abci-ladrillo-recupera-atractivo-como-inversion-para-banca-201706210248_noticia.html