El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, se reunirá próximamente con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para abordar el conflicto surgido en el desarrollo urbanístico Castellana Norte, conocido como Operación Chamartín.

El nuevo ministro de Fomento abordará próximamente uno de los temas candentes que tenía esta cartera desde hace meses. De la Serna ha asegurado hoy que ya ha comenzado a trabajar en la conocida como Operación Chamartín, el proyecto urbanístico que desarrolla BBVA y grupo San José (donde Fomento y Adif son propietarios de terrenos) y que el Ayuntamiento de Madrid ha paralizado al estar en desacuerdo.

Para ello, ha convocado a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, para abordar el tema. “La reunión con la alcaldesa pretende que ella me pueda trasladar cuál es su proyecto, pero también que yo pueda trasladarle los beneficios de una actuación que el Ministerio está defendiendo porque cree que, en términos de generación de empleo, disposición de infraestructuras, de espacios y dotaciones verdes, de mejora y modernización de la estación de Chamartín, es un proyecto de gran valor. Estamos hablando de muchos empleos, que se cifran en casi hasta 120.000 empleos, con una operación de más de 6.000 millones de euros. Es difícil encontrar operaciones que estén respaldadas, desde un punto de vista solvente, por socios que puedan moverse en esas cantidades”, ha asegurado esta mañana Íñigo de la Serna en una entrevista en Cope.

El pasado mes de mayo, el Ayuntamiento de la capital anuló en pleno el proyecto diseñado por la promotora Castellana Norte y a cambio presentó otra propuesta alternativa, llamado Puerta Norte, que reducía sensiblemente el tamaño del mismo y que otorgaba el desarrollo del mismo a la iniciativa pública.

Entonces, la compañía participada por BBVA y SanJosé, Fomento y la Comunidad de Madrid presentaron un recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, denuncia que ha sido admitida a trámite.

“El Ministerio tiene interpuesto un recurso. En estos momentos, estamos dentro de ese proceso. Fomento, con el proyecto anterior recibía unos 1.200 millones para acometer una serie de infraestructuras necesarias y, por otro lado, conseguía mejorar también parte de lo que es el entorno de Chamartín. Ahora se está haciendo un planteamiento completamente diferente, en el que tendríamos que aportar nosotros esos terrenos y, en su caso, realizar una inversión desde lo público, es decir, con cargo a los ciudadanos”, señala De la Serna, quien espera que se pueda solventar la situación, a la espera de la respuesta del Consistorio.

“El Ministerio tiene clara su posición, lo que ha ocurrido no es una cuestión del Ministerio. Quien ha echado un proyecto abajo, que tenía un elevado grado de consenso, ha sido el Ayuntamiento. Habrá que analizar si es posible reconstituir ese consenso”, agrega.

En 2015, la sociedad controlada por BBVA y SanJosé, con el apoyo entonces del Ayuntamiento de Madrid (gobernado por Ana Botella), Comunidad y Fomento, presentó la reactivación de este proyecto, iniciado hace más de una década.

La propuesta de regeneración de esta zona al norte de la Castellana incluye una inversión de 6.000 millones de euros, para construir unas 17.000 viviendas (la mitad con algún tipo de protección) y casi un millón de metros cuadrados de oficinas, entre los que destaca un rascacielos que sería el edificio más alto de la Unión Europea.

FUENTE: http://www.expansion.com/empresas/inmobiliario/2016/11/21/5832dd43ca4741252f8b45fb.html