Errores-en-la-venta-de-pisosLa tasadora Tinsa ha presentado la actualización de su estudio sobre stock de vivienda sin vender ni alquilar y calcula que en tres años se habrá consumido prácticamente el total de las 340.000 viviendas que se encuentran sin ocupar en la actualidad. De esta forma, en 2020 podríamos dar por zanjada la peor etapa del sector en su historia reciente.

Para calcular esta cifra de 340.000, se tienen en cuenta las viviendas construidas desde 2008, con un cálculo bruto en el que se restan las viviendas terminadas desde entonces al nº de viviendas vendidas. Este cálculo lo ajustan en función del censo de población y los movimientos turísticos, y además,  se realiza una encuesta a 223 técnicos. Aun así, no se llega a un verdadero censo, que solo se conseguiría  al ir promoción por promoción contando el nº de nuevas viviendas en venta o alquiler.

Con estos cálculos, Tinsa estima que del 1.600.000 viviendas construidas desde 2008 actualmente están sin ocupar 340.000, si bien admite que una quinta parte de estas, 68.000 podrían no estar comercializándose por su mal estado, problemas judiciales en el cambio de propiedad, porque su propietario confía en que los precios puedan aumentar más, u otros motivos.

Esa cifra podría parecer todavía bastante abultada, pero la tasadora concluye que dado el ritmo de absorción actual, en tres años el excedente podría ser historia, quedando apenas el volumen de casas que consideran los expertos “stock de difícil digestión o indeseado”, ya sea por las características de las viviendas o por el lugar donde se encuentran. Tinsa espera que aproximadamente el 10% del stock, unos 34.000 inmuebles, tardarán en venderse o alquilarse más de cuatro años.