¿Qué es?

La licencia de primera ocupación es el documento que expedita el ayuntamiento del municipio en el que se ejecuta la obra y valida que se haya realizado según el proyecto técnico de obra presentado durante la petición de licencia de obra.

Es decir, es un documento que acredita que el proyecto/obra/promoción lo has hecho exactamente como expusiste en el documento técnico y el método ha sido legal verídico y según la legalidad vigente, de manera que queda aprobado por el gobierno.

 

¿Por qué es necesario?

En primer lugar, todo acto no legítimo es ilegal, por lo que el civismo obliga a solicitar la licencia para el correcto funcionamiento judicial en el que vivimos. A su vez, cualquier obra debe supervisarse por parte de técnicos expertos y ser revisada para asegurarnos que cosas como la salubridad y seguridad son correctamente establecidas. Nadie querrá vivir en una vivienda sin las medidas adecuadas.

Pero también se encarga del certificado energético. Si en la memoria técnica especificaste unas medidas, deberás tomarlas y según la catalogación genérica, se te otorgará (previa petición) la categoría que pertenece: desde la G hasta la A.

En definitiva, es la manera de probar que el edificio cuenta con todas las condiciones indispensables para ser destinado al uso residencial.

 

¿Qué diferencia hay entre la LPO y la Cédula de Habitabilidad?

La Ley de Protección Oficial (LPO) se entrega a edificios de nueva construcción, mientras que la Cédula de Habitabilidad se concede a viviendas con previo uso. Algo a tener en cuenta es que la cédula caduca a los 15 años de ser concedida y desde el 2007, es un documento exigido para dar de alta la luz, el agua o el gas. Aconsejamos a usuarios que adquieran una vivienda de segundo uso, que antes de firmar el contrato de compra venta, se aseguren que está vigente.

 

¿En qué casos se debe pedir?

En principio, la Licencia de primera ocupación debe pedirlo la propiedad, por medio de un arquitecto o arquitecto técnico capacitado y certificado; es decir, la constructora/promotora lo solicitará al ayuntamiento una vez termine la obra.

Esto sirve para adquirir servicios de primera necesidad como gas, luz, agua…

En futuros contratos de compra-venta, el notario comprobará que la vivienda dispone de la LPO vigente antes de la escrituración. En muchos casos se da que al no estar vigente, queda anulada la operación.

 

Ojo! La nulidad del acuerdo trae consecuencias de peso para el vendedor, siendo los costes totales de la devolución del precio íntegro de la vivienda más los im

puestos, intereses, comisiones y costas judiciales que el comprador hubiese pagado, a cambio de la devolución de la vivienda adquirida al vendedor. En algunos casos, puede incluso dar lugar al pago de una indemnización por daños y perjuicios a favor del comprador. Esto sería en el peor de los casos, y más a menudo hablando de la adquisición de una vivienda con daños graves estructurales o de seguridad.

A día de hoy, es improbable que ningún promotor no pida la LPO principalmente porque una vez concedida la misma, la propiedad inscribirá cada una de las viviendas en el registro.

 

Tiempo estimado

Lo solicitas y de tres a siete días mandarás la solicitud de pedida.

El plazo de resolución suele ser en torno a los 6 meses, siendo posible su retraso (varía según la carga de trabajo que tengan en el ayuntamiento).

  • Al realizar la escritura pública de la vivienda también te requerirán este informe.
  • ¿Qué es una nota simple?