1465059792_739320_1465060137_noticia_normalDespués de años en los tribunales, el desarrollo urbanístico de la operación Mahou-Calderon se desatasca. El Ayuntamiento de Madrid y los propietarios del suelo (el Atlético de Madrid y Mahou-San Miguel) han presentado una nueva versión del ambicioso proyecto ideado en 2009, que fue paralizado por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid por no ajustarse al reglamento.

Las principales modificaciones en el proyecto son:

  • Reducción de la edificabilidad total, que pasa de 175.000 metros cuadrados a 147.000, destinando una superficie total de 129.000 metros cuadrados a vivienda (lo que supondría unos 1.300 pisos aproximadamente).
  • El 10% de las viviendas serán protegidas. 13.000 metros cuadrados edificables de uso residencial se cederán al ayuntamiento. En el anterior proyecto el 100% de las viviendas eran de régimen libre.
  • No se podrán superar las 12 alturas, mientras que en el proyecto anterior se contemplaba la construcción de dos torres de más de 30 pisos.
  • El espacio destinado a zonas verdes aumenta de 54.600 metros cuadrados a 79.900.
  • La superficie de suelo para equipamientos se incrementa de 10.000 a 12.800 metros cuadrados.
  • A nivel de infraestructuras, la M-30 no se soterrará sino que se cubrirá. El coste de estas obras, 50-60 millones de euros, serán financiadas íntegramente por el ayuntamiento de Madrid.

El plan deberá aprobarse en el Pleno del Ayuntamiento, de ahí tendrá que someterse al trámite de información pública y alegaciones. Una vez aprobado el planeamiento, serán los propietarios del suelo los que deberán proceder a la parcelación y venta del suelo .Aún quedan años hasta ver la nueva cara de la ribera del Manzanares.