Cuando vamos a comprar una vivienda, tenemos que conocer ciertos documentos que tienen que estar en regla, para evitar que seamos sorprendidos negativamente. A continuación, comprobaremos cuáles son estos documentos, pues no es lo mismo si la compra es de una vivienda es de obra nueva, de segunda mano, o si por el contrario se trata de una vivienda sobre plano.

 Vivienda de nueva construcción

Antes de proceder a la firma del contrato, una vivienda tiene que disponer ciertos documentos legales en regla. Estos son:

  • Certificado final de obra: lo emite el técnico o promotor y declara la conformidad con la ejecución de la construcción.
  • Cédula de habitabilidad: la emite el arquitecto o aparejador. Garantiza que la vivienda ya ha superado los controles de calidad obligatorios. Con este documento, se pueden dar de alta los servicios: luz, agua y gas.
  • Licencia de primera ocupación (LPO)
  • Garantía Obligatoria y seguro a diez años; obligatorio en inmuebles de obra nueva. Este seguro responde ante vicios y desperfectos en la estructura.
  • Licencia de Obras: Es aconsejable, para comprobar que la vivienda cumple las condiciones recogidas en ella.

Vivienda de segunda mano

En el caso de que la compra sea de un inmueble usado o reformado, los documentos necesarios para proceder a la compra son:

  • Título de propiedad
  • Certificado de Dominio y Cargas
  • Plano de la vivienda a escala 1/50
  • Consideramos importante que además disponga de la cédula de habitabilidad, porque nos aseguramos de que el inmueble cumpla con los requisitos mínimos exigibles para habitarla. Hay que renovar este documento cada 15 años.
  • Documentos que el vendedor está obligado a suministrar, si el comprador se los solicita: boletines de alta a los servicios y suministros, garantías de la vivienda, datos registrales del piso, escritura de compraventa y el recibo del último pago de IBI, donde aparece el valor catastral del inmueble.
  • Para inmuebles que están ubicados en zonas no urbanizadas o de costa se ha de solicitar la calificación urbanística, para comprobar la legalidad.
  • Libro del edificio, en el caso que sea necesario: identificación del edificio y construcción, tareas de mantenimiento a las que ha sido sometido y las reformas realizadas.

Vivienda sobre plano

Por último, si la vivienda que vamos a comprar es sobre plano, tenemos que comprobar lo siguiente:

  • Las cantidades entregadas tienen que estar respaldadas por un aval o póliza de seguros. Para que en el caso de que se incumplan las condiciones acordadas, el comprador pueda recuperar su dinero.
  • Verificar que el edificio tiene la licencia municipal de obras.
  • Verificar que el contrato prevé el plazo de finalización de obras, fecha de entrega de llaves y precio total de la vivienda.
  • Formas de pago: Solicitar un documento en el que se recojan las hipotecas, la subrogación y la cancelación de las hipotecas.
  • Junto con el contrato de compra tienen que figurar: el plano de la vivienda, el croquis de instalaciones de luz, agua y gas y la memoria de calidades.